dijous, 17 de novembre de 2011

El Túnel

Era oscuro. No veía nada. Bueno, en realidad, si que podía apreciar algo: una pequeña luz que emitía una pequeño candil de aceite que llevaba en las manos.  No alumbraba mucho pero, por lo que esa mínima luz me permitia ver que las paredes eran de rocas, arriba, en el techo habían como unas pequeñas estalactitas que, parecian que goteasen aunque esas gotas que regalimavan eran puro hielo. La piedra estaba húmeda. 
No encontraba la salida a la luz. No podia salir de ese túnel. 
Se me empezaban a poner los labios morados del frio que hacía allí dentro, posoblemente, bajo tierra. Seguidamente, empecé a bajar de temperatura... lo notaba porque, mi color de piel paso de ser un rosa palido a un blanco y, finalmente azul. 
"piiip-piip"  El despertador. Un nuevo día estaba a punto de ser empezado

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada